Buscar
  • luisantoniovazquez1

Torrijas de Semana Santa

Actualizado: 11 may



Me gusta llamarlas de Semana Santa porque así es la tradición, pero qué tradición, la más lejana o la más cercana en el tiempo, la de los judíos sefardies o la de nuestras abuelas?, la de Castilla, la del País Vasco, la de mi tierra Galicia o la de Cataluña? Hago este juego y hoy domingo de Resurrección publico la entrada para hacer notar que la torrija es un gran postre de aprovechamiento del pan reseso, como decimos en Galicia o raffermo, como dicen los italianos. y, por tanto, de cucina povera, que se puede consumir todo el año y no exclusivamente por estas fechas; aunque tenga su gracia la espera por el placer que supone. Pan, leche, vino tinto, azúcar, miel, canela, huevos, estos son los ingredientes que de un modo u otro se pueden utilizar en la receta. A mi me encantan con jarabe de vino tinto, pero también están deliciosas simplemente con azúcar y canela o con miel, eso sí, procurad que sean recién fritas porque la textura es más esponjosa y todo resulta más equilibrado. Probad la diferencia. Son tan sencillas de hacer que no da pereza. Pero, como siempre digo, esa sencillez es engañosa. Seleccionad el producto y poned atención en el tiempo de remojo, la temperatura y tiempo de fritura. Podéis tener siempre el pan a mano, pues dura bastante tiempo, o congelarlo, cortar, remojar en leche, rebozar en huevo y freír suavemente, el aliño dulce y a comer.

Ingredientes: Pan de torrijas (una especie de pan bombón muy esponjoso) o pan brioche, leche entera de gran calidad (Kalekoi o Bohal son dos leches gallegas extraordinarias), 1 o 2 huevos de corral , 1 limón fresco para rallar, aceite de girasol para freír. Aliños dulces; azúcar y canela mezclados o jarabe de vino tinto (2 vasos de vino tinto joven de cierta calidad, 1 vaso de azúcar, la monda de un limón y un palo de canela).

Procedimiento:
1. Cortar rebanadas de pan de 2 cm. de grosor de modo oblicuo si es barra. Preparar un bol con leche y otro con huevos batidos. Remojar por ambos lados hasta que se empape bien internamente y rebozar en huevo. Inmediatamente freír en una sartén con dos dedos de aceite de girasol a temperatura media. Estar vigilantes para que no se frían demasiado y no hacer muchas de golpe. Deben quedar de un hermoso dorado de retablo de iglesia. Escurrir en papel absorberte.

2. Primera opción : Rallar piel de limón de huerta fresco encima. Rebozar bien en azúcar y canela.
Segunda opción: Reducir a fuego medio en un cazo el vino y el azúcar con las pieles de limón y la canela durante unos 20 minutos. Debe quedar un jarabe ligero pero no líquido. Un buen truco es espesarlo bien e ir añadiendo un chorrito del mismo vino para aligerar e incrementar el sabor a vino. Este jarabe se puede guardar en un bote de cristal en la nevera unos quince días. Así será más sencillo todo. Se vierte a discreción sobre la torrija recién frita. Previamente rallamos limón.





Consejo: Para desayunar, de postre, siempre son apetecibles. Para un buen postre recomiendo acompañar de una bola de helado de nata artesano. El de la foto es genuinamente gallego, Bico de Xeado, de requesón e higos caramelizados, una auténtica delicia.



28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Zarangollo